martes, 5 de junio de 2012

DE LA CRISIS AL CAMBIO

 
Para nadie es novedad que vivimos en un mundo en crisis, donde los conflictos parecen polarizarse y el descontento aumentar, mientras el sistema económico deja al descubierto su ineficacia para satisfacer las necesidades básicas de la mayoría de la población. Lo que sí nos parece novedoso es que esta crisis, que no es exclusiva de ningún país en particular, está despertando en las personas un sentimiento de descontento generalizado que nace de una gradual toma de conciencia, de un darnos cuenta de que las alternativas existentes ya no nos satisfacen, que las soluciones políticas que se barajan no despiertan nuestra confianza ni menos nuestro entusiasmo, y que por último, ya estamos hartos de promesas que nunca se cumplieron. 

Conciencia de unidad
Lo nuevo es este despertar de la conciencia que nos permite evaluar la realidad desde una perspectiva diferente, una nueva visión adquirida mediante el proceso de autoconocimiento como seres en proceso de evolución y capaces de cocrear nuestro destino. No en vano nos hemos pasado los últimos 30 años indagando sobre quienes somos y tratando de conectarnos con nuestro ser interno, practicando diversas disciplinas para aquietar la mente y escuchar al corazón. Lo que es novedoso en este cambio, es que se está desarrollando desde adentro hacia afuera, es decir, evolucionamos desde el ego a la esencia, conectándonos con nuestro ser interno para adquirir la conciencia de unidad con todos los seres. 
(continuará).


lunes, 6 de febrero de 2012

UN PUENTE ENTRE CULTURAS

He vivido los últimos 20 años en dos culturas distintas, llevando y trayendo de aquí para allá conocimientos, experiencias, visiones y crecimientos en dos lenguas diferentes, el inglés y el castellano. Mi profesión son las letras, la lengua, y las palabras han sido mi pasión y mi principal instrumento de creatividad y comunicación. Y aunque todavía no publiqué ningún libro, me la he pasado escribiendo toda la vida, casi compulsivamente, a diario, llenando cuadernos, papelitos, libretas, y documentos y mas documentos en mi computadora. También me gusta contar historias, nada me causa más placer que sentarme con amigos y contar historias, porque al contarlas éstas cobran nueva vida, ese momento pasado se hace presente en un instante y nada puede compararse con el placer de compartir algo que nos conecta y nos maravilla.

Esto de andar de aquí para allá, llevando y trayendo, tiene sus partes buenas y sus partes ingratas, como todo en la vida, porque ser un “espíritu libre” despierta desconfianzas en algunas personas que nos ven como inestables porque no tenemos un domicilio fijo que dure mucho tiempo ni una ocupación permanente, pero lo cierto es que requiere de mucho ejercicio, tanto de desapego como de improvisación, y por supuesto una dosis extra de optimismo y autoconfianza, cualidades que humildemente reconozco como propias y sin las cuales creo que no hubiera sobrevivido medianamente cuerda todos estos años. Pero no quiero irme por la tangente, empecé esta nota porque quiero explicarles por qué estoy aquí y qué pretendo.
Una de las inquietudes que me ha acompañado todos estos años es la de reconocerme como puente entre dos culturas y dos idiomas. Tengo una natural curiosidad por todo lo nuevo y un olfato para los cambios que se aproximan, además de cierta intuición (o suerte) para terminar involucrada en movimientos o iniciativas evolucionarias.
Vivimos tiempos muy especiales, al borde del gran salto cuántico en nuestra evolución como especie, y la tecnología nos ha puesto al mundo entero al alcance de los dedos. En este momento la mayoría de las personas tiene acceso a internet y a los teléfonos móviles, las herramientas necesarias para difundir y compartir ideas, sentimientos y hechos con quienes quieran, como afirma el propio creador de Facebook, Mark Zuckerberg. Este poder de comunicación y conexión está transformando la sociedad, otorgándole el acceso a las comunicaciones y la información a millones de personas independientes alrededor del mundo.
Lo único que nos falta es un código común para comunicarnos, la barrera del idioma todavía existe, aunque tengamos acceso a traducciones instantáneas, nunca es lo mismo que recibir la información en el propio idioma. Esto es algo que vengo observando desde hace tiempo y es mi misión servir de puente para hacer accesible los contenidos de las iniciativas evolucionarias o conducentes al nuevo paradigma al mundo hispano hablante a través de mi blog: La Luna en el Agua: http://soleicosta.blogspot.com/. Aquí encontrarán noticias sobre las nuevas alternativas económicas, nuevas formas de vivir en comunidad, construcción ecológica y autosustentable, nuevas ideas evolucionarias, entrevistas a expertos en diversos temas como espiritualidad, finanzas, salud, relaciones personales, organización social, familia, etc. Mi propósito es que pueden encontrar en un sólo sitio la información y la guía que necesiten para satisfacer sus inquietudes sobre la nueva realidad que se nos aproxima, para que encuentren apoyo y guía en estos tiempos de cambios y transición, y, por supuesto, para establecer conexiones y compartir las ideas y las soluciones que otros han descubierto y que funcionan. Todo esto y mucho más estará disponible para ustedes en este blog.
Creo que todos necesitamos conectarnos para compartir nuestras experiencias y aprender de ellas, que las soluciones a nuestras necesidades son mucho más simples y accesibles a lo que la sociedad nos ha hecho creer, que conocer en forma directa las experiencias exitosas de otros nos ayudan a inspirarnos y generar confianza en nuestras capacidades, que los cambios se realizan desde adentro hacia afuera, y que el mundo que soñamos depende exclusivamente de cada uno de nosotros. Los invito pues a compartir y conectarse, a crear nuestra tribu universal a través de La Luna en el Agua.

Se produjo un error en este gadget.